¿Morir de Dolor o Vivir en Paz?

Ene 30, 2009 by

Es inevitable sentir dolor. Cada instante que pasa es una oportunidad para estar en paz o morir de dolor. Es común que ocurra en cualquier momento, a cualquier hora, y no es necesario que todos se den cuenta que está allí… A veces se manifiesta notoriamente a través de lágrimas, gritos o frustación, otras tantas duele tanto que nos comemos aquel dolor y está tan reprimido que sale por nuestro cuerpo en forma de enfermedades…

Hoy siento un gran dolor, de esos que suelen suceder por una situación de poca importancia pero que lastima. Estoy segura que dentro de unas horas mi SER controlará mi ego y el dolor se esfumará. Seré consciente de lo ocurrido y me propondré controlarme más. Ocurrirá un ciclo y la vida volverá a enviarme una situación en la que podré decidir permanecer en paz o morir de dolor una y otra vez.

Solo yo puedo elegir. Solo tú puedes elegir. Solo todos podemos elegir…

Temas Relacionados

Compartir

3 comentarios

  1. soy nuevo en esto de los blog , pero , cada vez me gusta mas lo que leeo y encuentro en ello , siento un gran sentido de trasender en algunos y unas locas ganas de dejarse llevar por los sueños en otros , de pronto si te dejas volar conviertes tu dolor en paz y tu paz en cambio.

  2. 😀 Si tienes razon. Ese es el sentido del ser humano…
    Es probable que SER conciente del SENTIR pueda ayudarnos a convertir ese dolor en paz… Siempre dejandose por llevar por los sueños de la vida misma. Tal vez parezca que se esconden pero en realidad si nos fijamos bien, somos nosotros los escondidos…
    Gracias por escribir

  3. Lady Jerez dijo…
    Creo que se a lo que te refieres… O tal vez sea relativamente subjetivo. Pero me haz recordado lo que soy y lo que un día fui.

    Gracias aunque no comprendas porqué lo digo…

    ********** Tal vez si comprenda… se despierta nuestro maestro interno, nos sentimos el maestro (reflejo de lo que un día fuimos), sentimo el amor incondicional, y cuando volvemos a caer en la realidad que nos toca vivir, ya no somos la misma persona, porque sentimos una espacialidad (espacio) que nos permite cotactar con la gozosa plenitud de nuestro silencio interno. Besos

Deja Tu Comentario