Laura y el mar

Jun 22, 2009 by

Sus olas la acechaban, su arena le hundía los pies,
la espuma se adhería a su piel, como cual tinta china.

Laura no comprendía la fuerza y serenidad del mar,
¿Cómo lograba aquel equilibrio?
Y él escuchaba sus pensamientos,
le excitaba saber que alguien lo analizaba.
Se percató de su mirada y ella de su deseo,
el mar se enamoró de Laura,
cuerpo humano, silueta de mujer,
Laura se enamoró del mar.

Intentaba seducirla acariciando su pies,
y ella le respondía con caricias sobre la arena,
poco a poco su cuerpo se andentraba entre las olas,
y entonces el mar enloqueció de amor.

Laura sonreía, hasta que empezó a temblar de frío,
no podía salir, el mar estaba revuelto de pasión,
la alejaba y la traía con fuerza, no quería dejarla ir,
sabía que jamás regresaría y lo olvidaría, como las demás.

Sus labios palidecieron, con un ténue color morado,
su piel se arrugó, y nadie lo pudo notar,
Laura flotaba en el mar asustado,
y chocaba contra las piedras de la costa,
el mar había matado a su único amor,
ahora Laura le acompañaría por siempre,
hasta fundirse con la misma sal,
eternamente saborearía el néctar de su amada,
pero su soledad y culpa permanecerían,
toda su vida…

Desde entonces sube la marea,
y llora cuando alguna chica inocente se enamora de él.

Temas Relacionados

Compartir