La magia tambien se enamora

Jul 3, 2009 by


Anoche desperté cuando un mago tocaba la ventana de mi cuarto lanzando estrellas de mar al azar. Tuve miedo por un instante, pero luego cuando asomé mi rostro, pude verlo observandome con sus ojos blancos como la nieve fría.

Supe que estaba en un cuento al notar que mi boca se tornaba cada vez mas roja y mi piel cada vez mas lisa, como si fuera un dibujo perfecto. En ese instante el paisaje se tornó distinto, ya no estaba en mi cuarto, ahora caminaba sobre una nube del algodon muy suave, y las estrellas adornaban mi infinita pared con una lámpara de luna sobre mi cabeza. Ahora estaba en otro mundo, en mi propio cuento. Noté que tenía alas transparentes y que era ligera como una pluma.

El me acompañó enseguida, vino hacia mi volando sutilmente y sus manos se posaron sobre las mías, sorprendiendome con una estrella escarchada que seguramente había conseguido en el camino.
Habían noches de luna llena en las que hablaba demasiado, compartiendo todos sus secretos,.. pero en esta oportunidad había luna menguante y su voz se opacaba con ella, solo hablabamos con las miradas y a pesar de ello, era la mejor conversación que podíamos tener, porque venía del alma. Pronto amanecería y él debía marcharse, como siempre… En esos momentos lo odiaba, para volverlo amar hasta su regreso.

Aquel mago era la materialización de La Magia misma cumpliendo su último logro; convertirse en hombre y enamorar a una mujer, sentir que estaba vivo a través de ella. Me convertí en su amante sin saberlo, porque siempre regresaba a casa con su esposa La Ilusión; una obligación de su naturaleza misma, tal como la tengo yo al despertar de ese sueño y regresar a la realidad cada mañana.

El y Yo nos encontramos todas las lunas y no hay momento en el día que dejemos de pensar en nuestro amor… Tal vez busque la forma de aniquilar a La Ilusión y convertirme en Su Mujer por siempre.

Temas Relacionados

Compartir

Deja Tu Comentario