El barco de la vida

Sep 26, 2009 by

 

La vida es como una barco que parece estar a la deriva, y solo sus tripulantes son quienes le dan sentido a la ruta. Muchas veces callamos y simulamos olvidar el tema, hasta convencernos a nosotros mismos de que nada importa más que vivir. Y aunque lo más probable es que sea “mejor” permanecer en la ignorancia, yo elegí pertenecer al grupo de los locos filósofos que  al final estamos más cuerdos que los más cuerdos y más desquiciados que los más desquiciados. Yo elegí darme cuenta que éste barco tiene un motivo, un fin, y que no puedo callar y simular que el tema no es importante…
Todos sabemos que en la actualidad el ser humano promedio vive su vida por menos de cien años, y que la vejez suele ser la enfermedad más común del mundo, mientras la pobreza sigue siendo la guillotina del grupo que tiene el poder en sus manos. Muchos de nosotros somos esclavos modernos, trabajamos para alguien y ese alguien a su vez para otro… así el dinero llega al mismo grupo del que les hablaba. Estamos siendo controlados por nuestra misma raza, pero estamos en el mismo barco y al final de cuentas nada es de nadie, somos esclavos de nosotros mismos incluso, y la única forma de ser un poco más libres es aceptando que la vida tiene un fin y que somos piezas de un rompecabezas energético realmente importante, no somos marionetas de nadie, porque lo que vivimos lo elegimos hace mucho tiempo… aún cuando no lo recordemos…
Por eso debemos seguir evolucionando, tratando de calmar las emociones y equilibrar la razón, seguir viviendo la vida en su máxima expresión sin olvidar que nos observan, y que todo lo que hagamos nos será retribuido para bien o para mal, según lo que cada quien decida sembrar.

La vida en esta tierra es solo una aventura que comienza al 10% de lo que realmente és…
¡Disfruta concientemente de cada parada!

Temas Relacionados

Compartir

1 comentario

  1. Interesante reflexión.

    "Nada es de nadie" tan cierto como que por estar aquí de paso deberíamos intentar ser más generosos, sobre todo con nosotros mismos.

    Un beso.

Deja Tu Comentario