Escalera en espiral

Nov 29, 2009 by

Muchas veces las personas dicen verdades que aun no entienden, muchas veces sonrío al ver la ingenuidad de no saber lo que somos verdaderamente, aunque en el fondo sé quien soy.
Muchas veces lloro desesperadamente y permanezco en silencio hasta que la mente se duerme, mientras tanto observo mi propio camino.

Muchas veces pienso tanto que olvido los pensamientos mas importantes, porque aun no es tiempo de recordarlos.
Muchas veces siento tanto que se me olvida la mejor parte de la sensación y solo me queda el pensamiento que luego vuelvo a perder.
En este mundo a ciegas voy descubriendo lo que vale la pena, que generalmente es lo que a nadie le interesa hasta que despiertan.
Voy lamentándome de la basura que se ha convertido este planeta a causa de la humanidad a la cual pertenezco, me escondo en los rincones de las montañas, en los huecos de los troncos, en los dedos de las nubes, en la magia de la lluvia y solo entonces puedo sonreír.
Luego tengo que levantarme y lidiar con la hipocrecía de la gente, la esclavitud moderna, el dinero inventado y hecho de papel sin valor alguno.
Gracias a los ángeles aún tengo tiempo para amar, para valorar lo que se me ha dado, para ver mas allá de lo físico, para acompañar y ser acompañada en el espíritu, para superar los obstáculos de la mente misma, para entender que el amor nada tiene que ver con lo que creen que és.
Soy yo conmigo junto a la persona que amo, en el camino que corresponde, bajo la gracia divina y de manera perfecta.
Todos estamos en la misma escalera de espiral.

Temas Relacionados

Tags

Compartir

1 comentario

  1. Magdalena

    Lady,
    Encantadoras tus reflexiones, que son espejo de mi misma…
    olvidar un pensamiento o una sensación a la que me gustaría aferrarme, luego en el tiempo volver a encontrarla y saber que si que ahora es mía… todo tiene su momento perfecto.
    Los seres humanos caminamos en el espiral de la vida, viviendo cosas mas o menos parecidas con la diferencia de como las afrontamos, las aprendemos, las disfrutamos, las lloramos, crecemos con ellas. De eso se trata de aprender, de crecer … de trascender.

    Magdalena