Más allá de la raza, Hamilton Naki enfrentó su realidad

Feb 13, 2011 by

Conocido también como el Cirujano clandestino. Hamilton Naki, nació el 26 de junio de 1926 y falleció el  29 de mayo de 2005. Fue un médico de raza negra cirujano y maestro sudafricano, sin ninguna formación académica, al que se ha reconocido por colaborar con el doctor Christiaan Barnard en las investigaciones que dieron origen al primer trasplante de corazón exitoso, se le ha atribuido correctamente intervención en el trasplante.

Naki fue seleccionado por Robert Goetz de la Facultad de Medicina de la universidad de Ciudad del Cabo, para trabajar en los laboratorios de la clínica, donde ayudó inicialmente con los cuidados de los animales del laboratorio (una tarea tediosa y desagradecida). Por ejemplo, Goetz menciona que le pidió ayuda para sostener una jirafa mientras él la operaba.
Muy pronto se vio involucrado en procedimientos quirúrgicos en el laboratorio, incluyendo suturas y analgésicos, así como cuidados después de la operación. A pesar de su carencia de estudios formales, su técnica y capacidad fueron reconocidas, y recibió un permiso especial para continuar la investigación en los laboratorios con animales, incluyendo trasplantes, aunque nunca pudo ser reconocido ni trabajar como médico con humanos. Esto ocurrió en la época del apartheid.
Naki se convirtió en uno de cuatro técnicos del laboratorio de investigación de la Facultad de Medicina. Asistió a los cirujanos jóvenes en sus entrenamientos en el laboratorio animal, donde éstos realizaban investigaciones en trasplante de riñones, corazón, e hígado, para obtener experiencia. A pesar de ser enumerado en los expedientes del hospital como un limpiador o jardinero, le pagaron el sueldo de un técnico de laboratorio mayor, la paga más alta que el hospital podía dar alguien sin un diploma.

Naki fue seleccionado por Robert Goetz de la Facultad de Medicina de la universidad de Ciudad del Cabo, para trabajar en los laboratorios de la clínica, donde ayudó inicialmente con los cuidados de los animales del laboratorio (una tarea tediosa y desagradecida). Por ejemplo, Goetz menciona que le pidió ayuda para sostener una jirafa mientras él la operaba. Muy pronto se vio involucrado en procedimientos quirúrgicos en el laboratorio, incluyendo suturas y analgésicos, así como cuidados después de la operación. A pesar de su carencia de estudios formales, su técnica y capacidad fueron reconocidas, y recibió un permiso especial para continuar la investigación en los laboratorios con animales, incluyendo trasplantes, aunque nunca pudo ser reconocido ni trabajar como médico con humanos. Esto ocurrió en la época del apartheid.Naki se convirtió en uno de cuatro técnicos del laboratorio de investigación de la Facultad de Medicina. Asistió a los cirujanos jóvenes en sus entrenamientos en el laboratorio animal, donde éstos realizaban investigaciones en trasplante de riñones, corazón, e hígado, para obtener experiencia. A pesar de ser enumerado en los expedientes del hospital como un limpiador o jardinero, le pagaron el sueldo de un técnico de laboratorio mayor, la paga más alta que el hospital podía dar alguien sin un diploma.

(Fuente: Wikipedia)

Es muy triste saber que debido a la discriminación racial existente en aquella época, no se valoró como debía ser a este personaje, que a pesar de todo nunca dejó de persistir en el deseo de ayudar a otros.

Sigamos su ejemplo!

Temas Relacionados

Tags

Compartir

Deja Tu Comentario