Juguemos a los pobres

Feb 20, 2011 by

Recuerdo que hace muchos años, quizá no tantos como los que parecen, jugaba con mi hermana mayor todos los días, nos divertíamos mucho imitando papeles de la vida adulta…
Lo que no sabíamos es que un día se tornarían una realidad cotidiana. De haberlo sabido, hubiésemos jugado algo diferente, incluso pienso que nuestros padres podrían intentar advertirnos de ello, aunque probablemente estaban ocupados haciendo realidad lo que una vez fue solo un juego para ellos también…
Sin embargo, la inocencia de los niños no llegaría ni a sospechar lo que significa una realidad tan seria como la que nuestra sociedad nos obliga a vivir. Solo unos años después nos percatamos de esto, y es entonces cuando no podemos escapar, es entonces cuando queremos dejar de jugar…
Recuerdo que uno de mis juegos favoritos era jugar a los pobres, era divertido, aunque no supiera la magnitud de lo que ésta situación significa para  muchos. Abríamos las puertas del closet, poniamos paños y sábanos que lo cubrieran, simulando una humilde casita de pobres, y aunque mi situación en casa no era de millonaria, ésto era lo que significaba para mi pertenecer a una familia de bajos recursos…
Ahora que vivo en el mundo real, sigo viendo el mismo juego a mi alrededor, con más seriedad y perspectiva que antes, y me digo a mi misma: hay mucha gente pobre, ya no quiero jugar a eso, porque no es un juego, es la realidad de muchos habitantes del planeta…
Es momento de buscar otro juego en el que a pesar de ser adultos con responsabilidades bastante serias, también podamos encontrar a ese niño que habita en los profundo de nuestra alma, para que nos haga sonreír a pesar de las dificultades y nos recuerde que aún somos ese niño…


Por Lady Jerez

Temas Relacionados

Compartir