¿Las familias… algo social o espiritual?

Feb 16, 2012 by

Las familias son la base de nuestra sociedad y por tanto determinantes para el desarrollo de los seres humanos. Dicen que en la próxima era, la figura de familia tal y como la conocemos, va desaparecer paulatinamente, y que todos tendremos el nivel evolutivo para amarnos por igual sin que esto implique poligamia, ya que nuestra alma gemela siempre estará con nosotros, será un amor sin posesión, una paz sin igual, un vacío que se llena sin forzarlo, y que no necesita de nadie más para ello…

Raro escucharlo no? porque el concepto actual del amor equivale a sentirnos dueños uno del otro, a entregarnos cuerpo y alma sin tan siquiera mirar a los lados… es el romanticismo de los poetas que muchos idealizamos pero que puede llegar a ser enfermizo si se diera, puesto que el amor verdadero es libre, no intenta poseer a nadie porque sabe que ni siquiera puede poseerse a sí mismo… si no como partícula del universo… de ahí es que sale la famosa frase: “Para que puedas amar a otro debes amarte a ti mismo primero” Y aunque es totalmente trillado también es totalmente válido…

El paradigma que tenemos sobre la vida en familia y el significado del amor ya está implantado en nuestra conciencia colectiva, no nos queda más que seguir el patrón, pero empezando a hacer conciencia de la misión que tenemos al conformar una familia en este tipo de sociedad…

Nos dieron unos colores con qué pintar nuestro papel, debemos aceptarlo, pero ahora que entendemos un poco más hacia donde nos dirigimos, es la oportunidad de preguntarnos:

¿Qué puedo ir avanzando en el nivel que estoy?

Es algo así como cuando estás en la universidad y te sientes en capacidad de adelantar materias, pues bien, lo mismo es en el planeta tierra, esto es un gran instituto, la escuela de la vida como diría mi madre… pues sí, no es mas que eso: La escuela de la vida a la que vamos todos los días queriendo o sin querer, porque hasta después de la muerte seguimos aquí cumpliendo materias nuevas y llevando otras a rastras quizás… En fin, se trata de avanzar las materias que podamos, nadie nos obliga, solo nuestro Yo Interno lo sabe, esa voz que finges no escuchar, ella te mostrará el camino a través de señales cotidianas, en las relaciones con otros, y sobre todo en la familia.

La familia como todos sabemos, surge del “amor” entre dos personas, en nuestro planeta generalmente por karma, ya que es la única forma de unir personas que en otras vidas dejaron “asuntos pendientes” ahí es donde entra el famoso cupido, uniendo parejas que no se volverían a juntar sin su famosa flecha cósmica, ya que por lo general no aceptan el karma que les corresponde. Esto no es tan malo como suena y no siempre es así, hay parejas que se unen por un karma positivo y otras por un karma negativo. El camino de cada ser humano es único e irrepetible, eso es lo mágico del asunto… Lo importante es entender que nuestra familia es sumamente importante, ya que está conformada por seres de los que tenemos mucho que aprender y mucho que enseñar, es un complemento perfecto, es una excusa cósmica para la evolución humana a la quinta dimensión.
Somos especiales, y en esto la filosofía acierta mucho, por eso es importante revisar nuestro papel en la familia, tanto de la que venimos como la que formamos, revisar a fondo los valores que inculcamos en ella. ¿Acaso nos fijamos más en sus imperfecciones, que en las acciones que podemos tomar para ayudarles? ¿En base a qué valores pensamos constituir nuestra familia propia: las apariencias o la esencia del ser humano? es todo un dilema y prácticamente un libro entero lo que se puede escribir al respecto.

Que importante es entender que la vida no es un barco al que zarpamos sin rumbo…  y que al fallecer el viaje no termina…  El barco de la vida tiene un objetivo muy valioso que cumplir. 

Y tú? ya hiciste conciencia del tuyo?

 Leer este artículo hasta el final es el primer paso, es la señal que estabas esperando… o quizás el camino que ya estás tomando… Recuerda que todos nos encontramos en la misma embarcación… Mil bendiciones!

 

Temas Relacionados

Compartir

Deja Tu Comentario