En busca del espejo interior

Jul 27, 2012 by

Frente al espejo interiorEn este mundo físico confundimos lo material, y olvidamos lo espiritual sustituyéndolo por lo religioso… perdimos el norte. Hoy en día, lo físico vale más, lo que se manifiesta en el exterior, es lo que predomina, lo que vemos en otros es lo que buscamos tener a como dé lugar.

Al principio esa era parte de nuestra misión en el planeta para entender la vida en 3era dimensión, pero no lo era todo, solo correspondía al primer peldaño, nos estancamos y llevamos milenios sin recordar que debemos subir… Debemos ser verdaderamente conscientes de nosotros mismos, tanto externa como internamente, ya tenemos el mundo exterior conquistado, tanto, que hasta nos excedimos generando una sociedad adicta al consumo de productos, al qué dirán si no los tenemos, a la belleza, al status, al poder… en fin, a una cantidad de cosas que en esencia no son necesarias; en algún punto lo fueron, solo para hacer consciencia de ellas, superarlas y dar paso al siguiente escalón evolutivo. No somos solo cuerpos, parecemos serlo, pero la energía que nos mueve es invisible, ¿o es que a caso estamos conectados a una computadora que nos haga mover, pensar y sentir? pues NO, porque somos almas en cuerpos físicos con la gran misión de ascender la materia, de ayudar a evolucionar a nuestra madre tierra que ya está en su momento cúspide. Estamos en algo similar a un proceso de parto, una nueva era viene para el planeta y para nosotros como sus habitantes, un dimensión donde el miedo, la ira y la opresión dejarán de existir, seremos libres de nuestros propios temores, los demonios internos desaparecerán si así lo deseamos de corazón.

El tiempo no existe, es una ilusión de la mente, y estamos estancados en ella porque nos falta ascender, todo lo que hay es aquí y ahora, es ese misterio que le llaman VIDA, algo tan grande que no cabe suficientemente bien en cuatro letras… ¡Es nuestra razón de ser!

Si dejáramos de enfocarnos solo en el aspecto exterior, que es ilusorio, entonces nos habríamos quitado el famoso “velo” de la ignorancia. Lo cual no consiste en descuidar nuestro cuerpo o maltratarlo como en tiempos antiguos, es honrarlo con amor y respeto, porque éste es el templo de nuestro espíritu y verdadero ser. Pero a muchos nos han enseñado desde pequeños a cumplir con unos estándares de aceptación social, tanto físicos como mentales, olvidando enseñarnos lo más importante: la aceptación integral (alma-mente-cuerpo)

La buena noticia es que aún estamos a tiempo, la tierra comienza a alinearse con el gran sol central del universo (Alción) solo tenemos que unirnos en meditación (reflexión interior), invitar a otros para que inicien el camino de la ascensión, y comenzar a entender que sí podemos ser libres de nuestros monstruos internos, que podemos ser mucho más de lo que pensamos, porque si nos elevamos por encima de nuestros defectos, nos encontraremos con el verdadero arte nuestro ser. Y eso lo descubrí gracias a Dios manifestándose en una… y muchas personas a la vez…

Namaste

 

Deja Tu Comentario