Zona de confort y felicidad

Mar 25, 2013 by

Zona de comfortSi nos fijamos, constantemente nos encontramos posponiendo la felicidad, y aunque no lo creamos, la mayor prueba está en que casi nunca estamos disfrutando el presente, la mayoría de las veces, nos encontramos trabajando en el futuro, esforzándonos en “algo” que nos va hacer feliz después, o en su defecto nos quedamos pegados en el pasado, pensando que allí quedó la verdadera felicidad y que no pudimos retenerla…

La verdad es que la felicidad no se retiene, la felicidad se crea segundo a segundo, es una manifestación constante que elegimos o no en nuestra vida, muchas veces la que nos roba la felicidad es nuestra propia mente, la misma que nos hacen pensar que esta o aquella situación no nos hace feliz, ¿pero realmente es así? No, realmente todo esto de la felicidad lo determina la mente que dice:

– Esto me hace feliz – Esto no me hace feliz

¿Y qué tal si cambiamos nuestro patrón mental y llevamos felicidad donde no parece estar?

Es que muchas veces preferimos quedarnos en nuestra zona de confort, esperando que nadie nos mueva de allí. Muchas veces al punto de no querer crecer, solo por temor a los cambios que puedan surgir, a los problemas que puedan intervenir… pero, ¿qué sería de la vida sin problemas? ¿no es por eso que estamos aquí? ¿para solventarlos, para superarlos y crecer? si no es así, la vida se convertiría en una zona de confort aburridísima, algo que se parecería mucho a la muerte. Por eso es bueno empezar a recordarlo y no quedarnos estancados, nunca jamás. El hecho de enfrentar problemas no es igual a sufrir por ellos, se puede trabajar en función de solventar algo sin necesidad de hacerlo con sufrimiento, todo depende de la frecuencia en que estemos vibrando, por eso trata de rodearte gente positiva, escuchar música que te relaje, y ver programas que te eduquen, de esta forma procurarás estar en una sintonía de amor y no de dolor.

La energía constantemente se transforma, nunca se estanca ¿cierto? ¿y qué somos nosotros? ¡Energía! entonces, cada vez que surja algo que te ponga infeliz, disfrútalo al máximo, y trata de transformarlo en felicidad, si no puedes, vuelve a intentarlo, no pasa nada, para eso estamos aquí. Seamos alquimistas de nuestra vida, crezcamos, seamos mejores, pues el camino nunca termina, y cuando lo hace, es para volver a empezar un escalón más arriba.

Namaste

Deja Tu Comentario